Corriendo por el monteSeguimos con semanas deportivamente raras, de mucho calor y poco correr.

El lunes empezaba luchando con las rozaduras que se me hicieron en la salida trotona del sábado pasado. Bien de pomadas de bebé en “la” zona toda la semana para que cicatrizara y punto. Pretendía salir a trotar, pero para descansar piernas y rozaduras, lo cambié por una sesión de TRX (con “premio“) en la terraza de casa, y así me pegué mi sudada – bien a gusto – sin meterle más tralla a las pobres rozaduras.

El martes, a Burpee, a sufrir un rato con otra de las “torturas” que prepara Sergio. Y como nos debió de saber a poco, aún le metimos 1.500 de remo cuando acabamos. Si es que te pillan en caliente… 😉

El miércoles, descanso. En blanco. Nada. Niente. Que Sergio nos avisó que descansáramos, para estar a tope el jueves !!

Y llegó el Jueves. Y llegó el WOD de la muerte. Sudadón del 15. Brutal, pero bien. Acabando todas las series y repeticiones. Incluso diría que mejor de lo que pensé al ver la pizarra. Eso si, aprendí una lección importante: Los hombros son importantes también para correr. Cuando salí a la segunda ronda, con los hombros fundidos de los 80 thrusters (@20k), literalmente no podía correr !! Al costarme mover los hombros, también me costaba mover las piernas!! Curioso…

El viernes, descanso también, que piernas y hombros se quejaban un poco.

El sábado, María me había vuelto a apuntar al clinic de Pádel que organiza su amigo Dani en el Padel Indoor La Comarca. Yo iba con algo de miedete, porque la última vez me dio un pajarazo en toda regla, y a mitad de sesión me había fundido las piernas por completo. Esta vez fue mejor, y en cada cambio de campo echaba trago de agua e incluso me llevé algo de comer. Por curiosidad me puse el pulsómetro: 172 de maxima y 148 de media. O sea, intenso. Desde luego garantizo que la camiseta la sudé bien sudada !!

Hoy Domingo no pensaba haber hecho nada después de la paliza del padel, pero cuando llegó la noche del sábado… de repente empecé a imaginarme trotando por el monte y me dije: “yo me preparo la ropa, y si mañana me despierto pronto y me veo con ganas… me escapo a trotar un rato”. Pues oye, que lo de preparar los aperos a la noche debe condicionar a la mente, porque hoy a las 8 menos algo estaba arriba. Encima no hacía calorazo, o sea que no me ha quedado más remedio que vestirme y salir a trotar 😉 Me he pillado el tanque y me he ido hasta el inicio de una ruta que hacía antes en la MTB (a ver si la recupero algún dia…) y para arriba que me he ido, en mi bautismo en “el delicioso mundo” de las cuestas no asfaltadas. He tenido algún problemilla (las Spyridon me hacen rozadura en el arco si voy sin calcetines. Por suerte, como ya me pasó una vez, llevaba unos calcetines en el bolsillo del CamelBack…), pero al final han salido 10,4k en algo más de una hora (a 6:21 m/k sale), y me doy por contento. Ahora toca seguir trabajando para DOBLAR kilometraje y darle un poco más de ritmo, pero por ahora voy aprendiendo cosas:

  • Mejor nublado que con calorazo Zaragozano infernal
  • Mejor con calcetines (por las rozaduras en el arco en el caso de las Spyridon, o en la zona de pliege lateral en el caso de las KSO, pero sólo si corro con lluvia), aunque en realidad voy más incómodo que cuando voy sin calcetines. Igual debería buscar alternativas a los FiveFingers?
  • Cuesta arriba es cuestión de piernas (y de brazos). Cuesta abajo es cuestión de técnica. Tengo que mejorar en las tres.
  • De patata voy bien. Hoy la máxima han sido 160ppm, y la media 151. Supongo que eso querrá decir que podía haber apretado algo más.
  • Las alarmas vibratorias del nuevo juguete (el Garmin FR610) son un WIN en toda regla. Muy contento con el bicho.
  • Programar una alerta (sonido + vibración) usando la función walk/run y usarla en lugar de para eso para OBLIGARME a beber cada 10 mins creo que ha sido una buena idea.
  • Puedo usar mi Camel Back viejuno de la bici para salir a trotar. Es un poco coñazo el glu-glu del agua saltando a cada paso (no tiene goma compresora) y no es lo más cómodo del mundo, pero tampoco es incómodo. Igual no me hace falta mirarme el cinturón porta-bidón. O igual si, porque imagino que será más cómodo. Hoy por ejemplo con 500ml hubiera ido de sobra…
  • Zaragoza es feo, muy feo, para correr por el “monte“. Es desierto. A ver si encuentro algún otro sitio más chulo (o me olvido de Donosti de una vez y me conformo con lo que tengo)
  • Al final todo es cuestión de salir con ganas. Ni agujetas, ni rozaduras, ni hostias. Te apetece y sales. Y punto. Comprobado hoy.

 

Y esta ha sido mi semana en cuanto a deporte. 5 días de actividad, pero sólo un dia de correr. Y la fecha de la Behobia cada vez más cerca. Y yo cada vez más acojonao. Se empieza a pasar por la cabeza la cantinela esa del “no llego, no llego“. Pero hay que llegar. Para poder echar una lagrimica en meta y luego meternos un txuletón como está mandao. Por abrazar a mi chica en meta, y por volver a encontrarme con los amigos de Donosti y decirles que lo he conseguido. Por superarme. Por cumplir lo que he dicho que iba a hacer. Por el placer de hacerlo. Por aprender en el proceso. Porque la meta no está allí, sino en correr un maratón en 2014. O sea que toca acallar esa vocecilla interior y seguir entrenando. Más duro. Más rato. Más veces. Aunque de vez en cuando, sobre todo cuando paro, duela…

En breve escapamos al Pirineo. Allí saldré más a trotar, y además será más chulo. Ganazas !!

Salud!

L.