Un dolor de pelotasEl domingo pasado ya noté algo a mitad de la salida trotona. Una vez que paré a hacer una foto y me enfrié algo, me costó arrancar y me molestaba en la espinilla, por el interior, a mitad de gemelo. Pero en cuanto di cuatro o cinco zancadas se pasó y no le di demasiada importancia. Y ahora veo que igual si que debería darle importancia. Es viernes y sigo con dolor. Me sube desde el talón (que molesta algo en frío, por las mañanas al despertarme), y sobre todo a mitad de espinilla. No he vuelto a salir a trotar desde el domingo, me he dado crema antiinflamatoria (flogoprofén), me paso el rodillo todos los días, estiro, aunque seguro que mal, e incluso me torturo con pelotas de diferente diámetro (Baseball, pelota mano y golf) para ver si entra bien dentro y suelta el nudo, pero nada funciona.

Ayer, antes del WOD, Sergio nos sacó a trotar 10 minutos, y a hacer un par de cuestas para ir fortaleciendo patas (que falta me hace). Pues aparte de que no pude llegar hasta arriba trotando, y tuve que andar, a los 10 minutos de parar de correr, me latía la espinilla, con pulsaciones de dolor, que aún ahora (viernes, 3 de la tarde) siguen ahí, atenuadas, con sordina, pero ahí. Una mierda, vamos.

Seguro que es algo de compensación. Es la pierna izquierda, la “buena“, ya que de la derecha estoy operado de rodilla y tobillo, y en el tobillo he perdido gran parte de la flexibilidad. De hecho, estoy convencido de que tiene alguna conexión con el punto de dolor lumbar (en el mismo lado) que no acaba de irse tampoco hace ya tiempo. Supongo que pisaré mal, retorcido, generando toda esta mierda yo sólo.

Es un poco agobio, la verdad. Si saliendo sólo un dia a trotar, y haciendo sólo 10k estoy así, cómo mierdas puedo pensar en correr la Behobia en Noviembre y un maratón el año que viene? Seguramente un fisio ayudaría bastante, y más si fuera semanalmente a darme un masaje a calmar todo lo que mi torpeza – y gordura – me genera, pero no tengo pasta para eso, y me temo que Sanitas no lo cubre, así que ajo y agua. Habrá que seguir confiando en seguir “haciéndome daño” con las pelotas de golf, para intentar evitar que este dolor vaya a más. Aunque no las tengo todas conmigo.

Esta tarde he quedado para echar un partidillo de pádel. A ver cómo se porta el puñetero gemelo…

Salud!

L.

PS.- Ayer, como lo de salir a trotar y hacer cuestas fue un “regalo” inesperado, me tocó salir a hacerlo con zapas en lugar de descalzo o con los fivefingers, ya que a Burpee Crew fui en moto y voy incómodo con los Fingers para cambiar de marcha. Qué mal se corre amortiguado, Dios !! O qué tonto me he vuelto…