Una de las razones que me llevó a esto del correr – que insisto, nunca me ha gustado… – es precisamente entrenar la fuerza de voluntad. Eso de tener un objetivo, diseñar un plan y cumplirlo, caiga lo que caiga, haga frío, calor o lluvia. Y diría que no lo estoy cumpliendo.

La temporada que mejor estuve, cuando más a gusto salía a entrenar – entre otras cosas porque veía resultados – era cuando estaba más fuerte, porque combinaba esto del correr con el CrossFit, y además tenía un plan, porque tenía un objetivo. Ya he comprobado que por mi mismo no soy capaz de montarme un plan de entrenos – porque mis conocimientos en la materia son todavía muy limitados -, y también he comprobado en carne propia lo efímera que es la forma física, que lo que cuesta conseguir muchos meses, se va al carajo en unas semanas.

Asi que, para volver a meter en cintura todo esto de mantener vivo el reto de, algún día, correr un maratón, y de paso perder algo de cintura, hay que actuar. Asi que:

– A partir de este martes, vuelvo a Burpee Crew (aka The House of Pain), a que me hagan sufrir con esa mezcla suya de CrossFit y otras barbaridades. A que me lleven de nuevo a ese estado que podríamos definir como “agujetas como forma de vida“. Serán dos días por semana, Martes y Jueves, con opción a un tercero (el sábado). Para entrenar la fuerza. Por la fuerza. Por fuerza. Por ahora de Octubre a Diciembre.

– A partir del 1 de Octubre retomo los entrenos pautados de running. De mi suscripción del año pasado  con la gente de trainido, aún me quedan 3 meses, que quedaron colgados con la lesión de Enero. Ha llegado el momento de reactivarlos. De volver a tener un plan de entrenamientos, un calendario, un programa. De marcar un objetivo. Y con ello saber que el día X tocan series, que el día Y tocan cuestas y que el domingo hay tirada larga de N kilómetros a nosecuantas pulsaciones.

 

Espero que con estas dos acciones – que suponen 5 días de entreno semanal, ouch! – el correr se vuelva a incorporar en mi agenda, y vuelvan las ganas de salir a trotar las calles, aunque sea a las 10 de la  noche, como antes me pasaba. Y también espero hacerlo con algo de cabeza, para no romperme.

Ganas tengo. De hacerlo, no de romperme.

Salud!

L.