O al menos eso parece. Tras los desastres de semanas pasadas, esta parece que vuelve a entrar dentro de los parámetros más lógicos, o cuando menos, de los planificados.

A falta de ver cómo acaba el día de hoy, que a esta hora aún no he salido a trotar, por ahora la semana ha estado discurriendo según lo planificado:

Lunes descanso
Martes CrossFit
Miércoles 6k run
Jueves CrossFit
Viernes Run (aquí me lié un poco con la programación del entreno y el envío al reloj, pero es que el Garmin Express, el Garmin Connect y suputamadre me están volviendo loco…)
Sábado descanso
Domingo (por llegar) 10k Run

Piernas cansadas, lumbar cansado, pero sonrisa de contento, que es lo que cuenta.

Así, si !!

A ver si acabo rápido lo que estoy haciendo (son temas de curro), y me escapo a cumplir el calendario al 100%. Estaría bien…

🙂

ACTUALIZACIÓN: No hay que vender la piel del oso antes de cazarlo. Al final he salido…. y NO he cumplido el calendario. Las malditas lumbares de nuevo. Agarrotado desde el kilómetro 2. Hasta doler y quedarme “bloqueado”. He tenido que parar a estirar un par de veces. Ha tocado acortar el recorrido previsto y volver a casa (humillado y dolorido). 6.75k en lugar de 10. Por BOCAZAS… 🙁