Ayer tuvimos cena y acabamos tarde, y hoy hacía un calor de mil demonios, pero eso no ha sido razón suficiente – no pasaba de excusa – para salir a la calle y empezar a movernos, que el reto no espera a nadie.