Aunque reconozco que no era lo que más me apetecía, hoy tocaba salir 30 minutos a trotar, así que no valían excusas, y ha habido que tirarse a la calle. Prueba superada!