La cosa es no quedarse quito, pero tampoco forzar. Así que hoy, en lugar de salir otra vez a trotar – no tengo cuerpo ni capacidad para ello, asumámoslo – he salido a andar. 70 minutos de paseo. Ejercicio perfecto para ir construyendo base. O eso creo.