Ha llegado el momento de dejar de hablar… y ponerse a currar. Esta mañana he quedado con Julio, mi preparador físico (le presenté aquí el jueves, por si no lo leíste y no sabes quién es) y he tenido mi primera sesión de trabajo dirigido. Menuda diferencia!! Jo-der!! Corriges detalles como un apoyo de pie, un giro de cadera, un agarre… y parece otro ejercicio !!

Hemos estado viendo qué tipo de ejercicios puedo ir haciendo por mi cuenta este mes de Agosto, para poder ir activándome, movilizando articulaciones y perdiendo algo de peso (2k) de cara a llegar algo mejor preparado a Septiembre, que será cuando nos pondremos EN SERIO con mi preparación. Al final hemos quedado en meter 3 días de TRX – hemos estado preparando una rutina esta mañana – y combinarlo con excursiones por el Pirineo, que es donde vamos a ir a pasar unos días, y salidas suaves con la MTB, que me va a tocar sacar de su hibernación en el trastero. Y de regalo, algo de ejercicio en piscina. Estiramientos, sentadillas, saltos y cosas de esas. Ah, y nada de running. Y yo… no me he quejado por eso 😛

Ahora la pelota está en mi tejado. Me toca ser capaz de repetir la rutina planteada sin perder la técnica, buscar excursiones de entre 10 y 20 kilómetros, y rutas para la bici de entre 15 y 30. Y además, disfrutar de hacer todo eso, que ESE es el verdadero objetivo.

Como no sabía si iba a tener tiempo de escribir hoy, he grabado un video con mis impresiones de la sesión, que dejo aquí. Al final si que he tenido tiempo para todo 😉

La siguiente, desde Jaca.

Suma y sigue!

L.