Primeros días que pasamos en el Pirineo, concretamente en Jaca, y poco a poco nos vamos activando. Al final han sido 4 días de actividades, concentrados todos ellos al final de la semana, porque los primeros días… no podía mover los brazos de las agujetas!!

Además, agujetas muy raras – aunque gratificantes de una manera extraña – en la zona de activación de los omoplatos (aka “paletillas”), que es una de las zonas que necesito movilizar, ya que su escasa movilidad me produce dolor (inmovilizante, por el roce de un nervio/ligamento/similar) en el brazo. Así que, bienvenidas agujetas, porque eso significa que estoy trabajando bien el gesto, y estoy activando lo que tengo que activar.

Así que, lunes y martes perdidos por el calorazo de Zaragoza y mis agujetas, miércoles perdido porque fue el día que subimos por la tarde al Pirineo – y le dimos prioridad a deshacer el equipaje y salir a tomar un vino, OBVIAMENTE – y por lo tanto el jueves fue el primer día en el que movimos el esqueleto. Y lo hicimos a caballo.

María tenía la ilusión de probarlo – yo más o menos se montar a caballo, e incluso me hice hace unos años una travesía de 4 días a caballo por el pirineo – y aprovechando que a 5 minutos de casa tenemos un sitio donde montar, nos hicimos un “bautismo ecuestre” para que ella viera si le gustaba. Y vaya si le gustó! Tanto, que ya se ha apuntado a hacer un curso en condiciones. A mi me sirvió por volver a activar piernas, y hacer moverse músculos dormidos, porque no son gestos habituales, así que, día aprovechado!

El viernes, nos escapamos a hacer una ruta circular Hoz de Jaca-Panticosa-Hoz de Jaca. 12 kilómetros, con 700 metros de desnivel acumulado, muy agradables, ya que gran parte del camino vas protegido del sol por el bosque. Al volver a Jaca, refrescante baño en la piscina, estiramientos y un poco de trabajo de fuerza/resistencia bajo el agua, y gratamente sorprendido de ver que podía hacer el gesto de crawl casi completo y sin molestia. Un gran avance!! 🙂

El sábado, y hoy domingo, sesión de TRX en un parque cercano, a pesar de las miradas de extrañeza de los que pasaban por allí. Seguramente el gesto no lo hago tan bien como en la sesión en la que me vigiló Julio el domingo pasado – de hecho, si bien noto los músculos trabajados, no se me agarrotan por la mañana – pero noto que me voy acercando, así que, satisfecho.

Esta semana que entra, a ver si meto 3 sesiones de TRX, 1 salida suave en MTB – que me la he traído – y, según respondan las piernas de Maria tras sus 10 horas de caballo, igual alguna otra excursión, a algún ibón o similar, que la zona está plagada. Y algún que otro vino y tapeo también caerá, obviamente, que como decía cuando corría, #IRunForThis.

Por el momento, esto es todo.

Seguimos sumando, seguimos avanzando!