Parar y repasar. Echar la vista atrás y unir puntos. Analizar. Entender. Comprender. Es un proceso que hay que hacer más. Yo el primero, que lo hago poco. Pero cuando lo hago, comprendo algunas cosas.

Porque una cosa es ir a lo fácil y limitarme a ejecutar lo que me planifican, y otra no preocuparse por entender el por qué de las cosas. Y hoy, mientras corría – luego llegaremos a esa parte – me ha dado por pensar y repasar, y he empezado a entender. Todos los ejercicios que llevo haciendo estas últimas semanas, me están haciendo trabajar mis debilidades sin yo darme cuenta. Estamos movilizando hombro y tobillos – y yo soy de madera y arrastraba lesiones en ambos – estoy trabajando la resistencia – la había perdido por completo – y estoy mejorando postura y fuerza en eso que algunos llaman core. Todo ello básico para mi objetivo a largo plazo – una vida sana y deportiva – mi objetivo a medio plazo – temporada de esquí – y desde luego para mi objetivo a corto – ser capaz de aumentar mi capacidad corriendo hasta los 15k antes del 6N – aunque en ningún momento se haya puesto de manifiesto expresamente.

Entiendo que esta es otra ventaja más de estar preparando este año la temporada de nieve con un preparador físico en lugar de por mi cuenta. Igual me estoy poniendo un poco intenso con ese tema, pero es que la diferencia es abismal. Eso de tener a alguien que programe, que meta variedad en los ejercicios, y que además no pierda de vista los objetivos, da mucha tranquilidad. Permite centrarme en ejecutar – algo en lo que soy bueno – y desentenderme de lo demás. Lo que no quita para que me interese, eh!

Esta semana ha vuelto a ser rara, con viaje (de trabajo) a Formigal el lunes, festivo local (con comida familiar) el miércoles, viaje a Madrid (de trabajo) el jueves y fin de semana (cheat meal incluida) en el Pirineo. Y con esos mimbres, ha habido que construir un cesto, metiendo los entrenos por medio y cuidando la alimentación. Y creo que puedo decir que lo he conseguido. A nivel de entrenos, este es el resumen:

  • Lunes: Descanso (volvía tarde de mi viaje y no llegué a la sesión programada)
  • Martes: Entrenamiento personal con Julio. Llegué cansado, de cabeza y de cuerpo, y salí aún más cansado. Pero contento.
  • Miércoles: TRX tren superior
  • Jueves: TRX tren inferior (que se me hizo corta)
  • Viernes: Running (3x2k a 6’20’’) + 3s x ejercicios de fuerza
  • Sábado: Tocaba Running (35’ a 6’20’’) + MTB (45’ a 22k/h), pero nos ha tocado subir a Jaca (aún andamos a vueltas con seguros, gremios y reformas por culpa de la inundación de Semana Santa…) así que entreno cancelado pospuesto.
  • Domingo: Como aquí no tengo bici, he salido solo a trotar. Y se me ha ido de las manos. 1:15h trotando por el monte arriba y abajo. Los primeros kilómetros – en bajada – me he venido arriba (K1 a 5’43” K2 a 5’37’’ K3 a 5’06’’), y cuando ha tocado remontar el desnivel lo he pagado caro. Pero al final han salido 11K, y he sido incluso capaz de subir trotando (cochinero) un cuestón en el K8 que normalmente hago andando. Así que 👌y de paso test para el 15k (que ya anticipo que será MUCHO más lento de lo que yo había soñado).

Acabo la semana cansado, igual que la empecé, pero con los deberes hechos y los objetivos cumplidos. Lo que no estoy llevando tan bien es la dieta. No se si son los alimentos que me han puesto, la variedad o qué es, pero reconozco que, así como las primeras semanas me notaba ligero y bien, estas dos semanas de nueva dieta no acabo de encontrarme. Me noto hinchado y pesado, con menos “chispa”, y no acabo de recuperar bien. Quizás es simplemente fatiga acumulada, pero creo que la dieta tiene parte de culpa. Me doy una semana más, pero si sigue así, pediré revisión de dieta, porque no estoy cómodo, y si algo he aprendido es que la gasolina que le metemos al cuerpo es el 50% del éxito.

En cualquier caso, igual son solo sensaciones (lo de “hinchado” garantizo que es real, aunque no voy a dar detalles…), porque los resultados siguen llegando. Sigo bajando volumen, sigo bajando peso (voy por unos 6kgs desde que empecé en serio con esto hace 5 semanas) y supongo que sigue cambiando mi composición corporal. Así que en ese sentido, no problemo. Pero además me gustaría sentirme bien, y con esta alimentación, no acabo de encontrarme al 100%.

A ver la semana que viene qué nos depara. Y a ver cómo llego a mi sesión del lunes, que las patas ahora mismo me están queriendo hacer pagar los 11K de la mañana. A ver cómo se despiertan mañana… 😉

Salud!

L.