Llegó el dia. Por fin me he vuelto a calzar los esquíes y me he lanzado a tumba abierta. Ha pasado uno año, y ya puedo decir que el esfuerzo de los últimos meses ha merecido la pena. Me encuentro más ágil y más fuerte. Ahora, tocará explotar esas buenas sensaciones.