Esta semana he hecho mi primera incursión algo más seria en la faceta del esquí que de verdad me gusta: el freeride, lo que mucha gente conoce como fuera de pista. Y he disfrutado como un enano. Aunque me ha servido para ver que todavía tengo muchas carencias.