Va a tocar asumirlo alguna vez. Soy más rinoceronte que gacela. Y los rinocerontes no salimos corriendo por casi nada 😉