Efectivamente, el domingo pasado al final si que me animé a correr la 10k, y tal y como había predicho, la cosa fue tranquila y bien. Aunque no fue mérito mío. Pero rebobinemos.