Se acaba Julio y mi cabeza no deja de recordar la nieve. Quizás para evadirme del calor sofocante, quizás porque cada vez quedan menos semanas para volver a deslizarme por las montañas de mi querido Pirineo Aragonés. Sea por lo que sea… toca empezar a pensar en preparar la temporada!