TODO es cuestión de ritmos. De saber verlos, de encontrarlos, de seguirlos y de mantenerlos. Y eso se aplica a muchos aspectos de la vida.