Cuanto más mayor me hago, más me voy convenciendo de una teoría extraña de mi propia creación. Cuanto más nos movemos, más vida ganamos. Obviamente, no de cualquier manera. Cada medio de locomoción tiene sus puntos. A pie, lo que más puntúa. Si es a la carrera, puntúa doble. Con esquíes o por montaña puntúa también extra. En bici puntúa más que en vehículo a motor. Y entre estos, la moto vale más que el coche, y éste más que el tren o el avión. Aunque estos últimos, como nos permiten viajar más lejos, añaden interés a los años vividos, porque nos abren los ojos al acercarnos a otras realidades.

Ya, ya se que no hay científico dispuesto a respaldar esta extraña teoría, pero me da igual. Yo me la creo. Y a ella me entrego. Creo firmemente que movernos nos da vida, y quedarnos quietos nos la quita. Y como yo quiero vivir mucho y bien, intento moverme, adaptando esos movimientos, eso si, a mis cada vez más mermadas capacidades.

Porque según voy cumpliendo años, más dolores van saliendo. Será que cometí excesos de más joven, y llega el tiempo de pagarlos. En cualquier caso, este es mi objetivo, y por lo tanto Mi Reto Personal: Mantenerme (medio) en forma pasados los 40 45.

De ese camino es de lo que iré publicando por estos lares…